LA HERENCIA DE FRANCISCO MORAZÁN GUÍA LA LUCHA
DE LA RESISETNCIA CONTRA EL GOLPE DE ESTADO









Francisco Morazán (1792 – 1842) supo levantar para Centroamérica el proyecto unitario que Simón Bolívar había impulsado en Suramérica, y a tal empeño consagró todas sus energías.


Hace 168 años Morazán fue fusilado sin intermediar juicio, por oponerse a la voracidad de las oligarquías de Centroamérica. Su sueño de una Patria Grande, está presente en cada uno de los cinco países que alguna vez formaron parte de la República Federal de las Provincias Unidas del Centro de América (1823 - 1824).

La bandera de Honduras creada en 1866, tiene dos franjas azules y una franja blanca en la que se encuentran cinco estrellas que recuerdan a las cinco naciones que integraban al antigüa Federación Centroamericana: Guatemala, El Salvador, Honduras, Nicaragüa y Costa Rica.

Como Bolívar, Morazán sufrió la traición de quienes se plegaban a los intereses divisionistas y solo defendían apetencias de poder, en tanto el fin del proyecto unionista y la conversión de la federación en pequeñas repúblicas oligárquicas, garantizaba la continuidad de la explotación latifundista, los privilegios de la jerarquía católica, la segregación racista de los pueblos originarios y el mantenimiento del orden expoliador implantado por el colonialismo.

Martí asume para su proyecto latinoamericanista y antimperialista el ideal morazanista. Junto a Bolívar, el líder cubano se plantea la necesidad de: “Resucitar de la tumba de Morazán a Centroamérica” 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

o escribenos a quiendijomiedofilm@gmail.com